Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

LA TERAPIA

Con la terapia conseguimos recuperar la SALUD física y emocional, la alegría de vivir, el equilibrio interior, la autoestima, el contacto con uno mismo.

Cuando tenemos una dolencia, una enfermedad, un dolor (lumbalgia, amigdalitis, ansiedad, fiebre, cáncer, depresión, stress…) NO SOLO AFECTA a nivel físico sino también emocional, mental y espiritual, en definitiva repercute en todos los aspectos de la persona simultáneamente, ya que todo está interelacionado. Al haber un síntoma tanto físico como emocional o mental o espiritual significa que la comunicación (biocircuitos) entre ellos esta dañada.

Durante la terapia hacemos un recorrido por todos los planos de la persona (físico-emocional-mental-espiritual) para descubrir donde se ha perdido la comunicación entre ellos y así poder restablecerla. Nos sumergimos e indagamos por el inconsciente donde existen y están los programas heredados y reprimidos que no nos dejan ser libres, ni ver con nitidez la realidad, llevándonos a fluir con la neurosis colectiva.

Muchas de las fisuras de los biocircuitos las traemos desde el nacimiento y son heredadas, pero también otras son creadas en nuestro día a día de nuestra vida en sociedad, debido a traumas, miedos, angustias, accidentes, dolencias….

Para la restauración de la salud la persona ha de trabajar a nivel de expresión, esto consiste en liberar y tomar conciencia de sus emociones reprimidas, negadas, escindidas (ira, vanidad, orgullo, gula, miedo, envidia, avaricia … ..), y esto es posible restaurando la comunicación de los biocircuitos energéticos, también tomando de conciencia de los mecanismos de defensa que autodañan y reconstruyendo los patrones mentales que limitan la percepción objetiva de la realidad.

Muchas de las conductas inconscientes hacen que nos identifiquemos con un “Yo ideal”, creado por carencias emocionales e ilusión de la personalidad, y que sustituye al “Yo real”, el de la naturaleza interior, el verdadero yo.

A  través de la kinesiología, herramienta que trabaja la respuesta muscular que da la persona ante un estímulo, se accede a toda la información del paciente, tanto consciente como inconsciente.  Dando luz e integrando el inconsciente llegaremos a tener mas capacidad de respuesta-adaptaciónhaciéndonos mas libres y conscientes de nosotros mismos para así llegar a poder expresar el potencial latente innato que llevamos dentro.

Buscamos y conseguimos que la persona restablezca su capacidad de autocuración que ya tiene de manera innata.

A nivel de terapia partimos siempre de la premisa de no perjudicar nunca a nadie (no violencia).

 

Cada SESIÓN es personalizada, individual y única. En ésta, se trabaja la función de espejo para llegar a ver donde, como y para qué la persona se autoagrede de manera  inconsciente llevándole  a la somatización de la  enfermedad.

El objetivo es recuperar la propia autonomía, salud y equilibrio. Ayudamos a encontrar el camino para que la persona se sane a sí misma y tome conciencia de las razones o motivos de sus sufrimientos, para ser capaz de decidir el camino a seguir o el cambio de sentido que necesita en su vida.

Los tratamientos se hacen con terapia vibracional, filtros Holográmicos Cuánticos Mórficos, láser, homeopatía, fitoterapia … se utiliza la palabra y el tacto en su función terapéutica, para integrar el proceso que se ha trabajado durante la sesión, reorganizando los circuitos dañados y con ello, restaurando el equilibrio y la salud global.

 

La sanación va de dentro afuera y no de fuera a dentro,  provocamos mediante la palabra, la acción manual, y diversos estímulos una reacción sanadora que nazca del interior.

Esta terapia es una herramienta para combatir y eliminar no sólo síntomas sino también causas, ya que el cambio y la curación se dan siempre a nivel profundo e integral